lunes, 6 de marzo de 2006



NECESITO DE ALGUIEN

Necesito de alguien, que me mire a los ojos cuando hablo.
que escuche mis tristezas y neurosis con paciencia
y aún cuando no me comprenda, respete mis sentimientos.

Necesito de alguien que venga a luchar a mi lado sin ser llamado,
alguien lo suficientemente amigo/@ para decirme las verdades
que no quiero oír,aun sabiendo que puedo irritarme.

Por eso, en este mundo de indiferentes, necesito de alguien
que crea en esa cosa misteriosa, desacreditada, casi imposible:
LA AMISTAD


Que se obstine en ser leal, simple y justo.
Que no se vaya si algún día pierdo mi oro y
no pueda seguir más la sensación de fiesta.


Necesito de un amigo/@ que reciba con gratitud mi auxilio,
mi mano extendida, aun cuando eso sea muy poco para sus necesidades.

No pude elegir a quienes me trajeron al mundo,
pero puedo elegir a mi amigo.
En esta búsqueda empeño mi propia alma,
pues con una amistad verdadera, la vida se torna más simple,
más rica y más bella...

Charles Chaplín


"Es increíble que la naturaleza pida a gritos ayuda, pero más increíble es que nadie la escuche".

Hay quien cruza el bosque y sólo ve leña para el fuego.

La vida es una oportunidad

La vida es una oportunidad, aprovéchala.
La vida es belleza, admírala.
La vida es beatitud, saboréala.
La vida es sueño, hazlo realidad.
La vida es un reto, afróntalo.
La vida es un deber, cúmplelo.
La vida es un juego, juégalo.
La vida es preciosa, cuídala.
La vida es riqueza, consérvala.
La vida es amor, gózala.
La vida es un misterio, devélalo.
La vida es promesa, cúmplela.
La vida es tristeza, supérala.
La vida es un himno, cántalo.
La vida es un combate, acéptalo.
La vida es una tragedia, domínala.
La vida es una aventura, arróstrala.
La vida es felicidad, merécela.
La vida es la VIDA, defiéndela.

Autor desconocido



PLEGARIA DEL ÁRBOL


Visitante, reflexiona:

Yo soy el armazón de tu cuna,
la tabla de tu mesa,
la puerta de tu casa,
la viga que sostiene tu techo,
la cama en que descansas.

Yo soy el mango de tu herramienta,
el bastón de tu vejez.
soy el fruto que te nutre y calma tu sed,
la sombra bienhechora que te cobija
contra los ardores del sol,
el refugio bondadoso de los pájaros
que alegran con su canto tus horas.

Yo soy la hermosura del paisaje,
el encanto de la huerta,
la señal de la montaña,
el lindero del camino.

Yo soy el calor de tu hogar
en las noches largas y frias de invierno,
el oxigeno que vivifica tu sangre,
la salud de tu cuerpo.

Hasta el fin… yo soy el ataud
que te acompaña al seno de la tierra,
por todo eso, tu que miras….
mirame bien y no me hagas daño.